Loading...
Riesgo Fiscal
Retail & CPG
Analítica de datos
Transformación Digital
Cultura BITAM®
Newsletter

  • Comparte el conocimiento


Categoría: Riesgo Fiscal
Autor: Virginia Koyama

Parámetros de comportamiento fiscal vs. otras empresas de tu misma industria


Ya no se trata de "pagarles aunque sea un poco de impuestos para que no te busquen", sino de ser coherente en tu comportamiento fiscal vs. empresas de tu misma industria, para evitar una auditoría. La primera vez que escuché esto en voz de un importante fiscalista, mi cabeza comenzó a dar vueltas y dije: bienvenidos siguiente nivel de fiscalización en donde, no solo es ver diferencias, sino detectar riesgos fiscales sin dolo, incluso definidos por el patrón de comportamiento de terceros.

Las últimas cifras anuales publicadas en el portal del SAT al cierre de 2020 (de las cuales nadie queremos ser parte) dicen que enviaron:

36.4 millones de recordatorios de cumplimiento (actos de vigilancia)

1.69 millones de mensajes a contribuyentes con variaciones atípicas en el pago de sus declaraciones e inconsistencias (caídas recaudatorias)

81,137 actos de fiscalización | 18% más vs. 2019

112 mil millones de pesos recaudados mediante auditorías o revisiones a contribuyentes | 33% más vs. 2019

Entendiendo la magnitud de lo anterior, revisemos los 6 aspectos de donde parte la revisión del SAT:

Aportación de datos coherentes de identidad: tu historial fiscal parte desde que te diste de alta la primera vez. A partir de ahí vigilan, quién eres, qué es lo que dices que haces (objeto social, actividades), qué es lo que está asentado en tu acta constitutiva, con quién lo haces (accionistas, representante legal, empleados, proveedores, clientes). Cualquier movimiento mínimo, se va a tu expediente fiscal, para interpretar qué haces, cómo lo haces o qué pudieras estar tratando de hacer (recuerda que ellos aplican machine learning) comparándote con empresas similares.

Localización y vigencia de datos compartida:  procura estar siempre visible para ellos, con tu correo electrónico actualizado, de no ser así puedes ser sancionado. Y por otra parte, ten al día los avisos de socios accionistas, suspensión o registro de actividades, cancelación de RFC.

Cambios de conducta: el giro, actividades y claves producto-servicio utilizadas, comienzan a documentar tus parámetros fiscales de utilidad, deducibilidad y tasas efectivas de pago; comparándote con otras empresas del sector donde te encuentras.  Ten mucho cuidado con los datos que diste, timbraste y declaraste.

Trazabilidad y consistencia de datos: la factura electrónica es la herramienta de vigilancia que amarra cualquier detalle y aunque las últimas resoluciones misceláneas parecieran no ser de alto impacto, hay que leer entre líneas los aspectos que vigilan y anticiparnos. Por ejemplo:

Hacen un acento en los comprobantes de pago con PPD, si lo mencionan leve, es una alerta para tener al día todos los emitidos y recibidos.

Operaciones público en general: cómo andas con tus facturas globales, cancelaciones, ¿emites todos los tickets que te piden y cómo los amarras a la global?

Nueva carta porte:  inspirada en vigilar el movimiento de inventarios o desplazamiento de mercancías, un CFDI que crece de 31 campos a más de 190 para garantizar la coherencia de inventarios y ventas. Si las emites, estás en el radar de vigilancia.

Subcontratación:  el sabor del momento y recordar que está vinculado a toda la información del padrón STPS, IMSS, INFONAVIT, ISSSTE, FOVISSSTE.

Si quieres estar tranquilo y garantizar que tu operación fiscal transcurre sin contratiempos, te recomiendo el uso de una solución tecnológica que te ayude a diagnosticar el riesgo fiscal que corre tu empresa. Una de ellas es bFiskur® y fue creada por BITAM® un experto en análisis dimensional de datos desde hace más de 20 años.

Para una demostración, contacta a BITAM® en marketing@bitam.com | WhatsApp +5255 8006-8405 o visita bitam.com/bfiskur

¿Disfrutando de nuestro contenido?

¡Suscríbete y recibe nuestra newsletter mensual con historias increíbles para inspirarte!